Febrero 9, 2016

Sencillos tips para disminuir la cantidad de desechos de comida

Alrededor del 40% de los alimentos generados en el mundo se convierten en desecho, sobre todo en los países más desarrollados. Cuarenta porciento!

Compre productos "no tan perfectos"

Entre el 40-50% de las cosechas se desechan solamente porque son deformes (una grieta en la cascara, o cualquier otra mancha, y por ello no se venden al consumidor). En lugar de eso, esté dispuesto a comprar y comer productos que puedan verse "no tan perfectos" en su exterior. Piense en lo que crece en un jardín... frutas y verduras de distintas formas y tamaños- disparejas y deliciosas; no deseche una fruta solamente por un golpe... solamente corte la parte maltratada y disfrute el resto.

Compre lo que necesita y cómase lo que compra!

Aproximadamente 67% de los desechos de los hogares es resultado de la compra excesiva, desperdicio de comida o daño de los alimentos. En su lugar, planifique sus menús a conciencia, haga su lista de compras y compre solo lo que necesite. Efectúe un inventario de los alimentos perecederos antes de hacer las compras y así planifique los menús realizando compras inteligentes al aprovechar los productos con los que ya cuenta en vez de dejarlos descomponer.

Use las sobras!

El otro 33% de los desechos generdos en su hogar son producto de que se sirven en cantidades muy grandes o se cocinan cantidades excesivas. En su lugar, sirva porciones más pequeñas y permita que su familia se sirva de nuevo si es necesario. Pida en los restaurantes media porción o divídala entre sus comensales. Practique el control de las porciones. Asegúrese de llevarse sus sobras y aprovecharlas en otra comida. (Considere incluso llevar sus propios recipientes reutilizables y así previene aún más el desperdicio de empaques). Si no desea comer el mismo plato dos veces, considere congelar las sobras o ser creativo e incorporar las sobras a un plato diferente. Asegúrese de guardar la comida apropiadamente, en recipientes sellados antes de congelarlos para así asegurar que se mantengan apetitosos hasta que decida consumirlos.

Compost o abono!

La mayoría de los desechos terminan en campos de basura donde producen gas metano, un gas peligroso para el efecto  invernadero. En su lugar, inicie su propio compost en su jardín, o una caja/maceta de compost si no cuenta con un jardín. Participe en las organizaciones de reciclaje de materia orgánica si están disponibles en su localidad.

Reducir la cantidad de desechos generados no solamente ahorra dinero, sino también el costo de recoger y procesar esos desechos, la cantidad de espacio que se utiliza y la producción de gases de invernadero. Se estima que en Estados Unidos, si los consumidores redujeran sus desechos de comida en tan solo un 15%, un adicional de 25 millones de personas podría  alimentarse. Esta es una solución de ganar-ganar.

Menos desperdicio = Ahorro de dinero = Ahorro de recursos = Alimentación de mas personas.

Fuente: FoodNetwork.